Vio y escuchó lo que otros no

Tantas veces 'Chibolín': datos claves sobre el probable asesor de Omar Chehade

Publicado: 2011-11-22

Por Ricardo León. (@erreleon)

Andrés Hurtado, conocido en la inefable farándula local como un diminutivo en jerga que con el tiempo se ha convertido en apodo de uso variado -‘Chibolín’-, tiene una habilidad poco común. Él siempre rompe sus propios récords, pero hacia abajo. No crece: involuciona. Resurge desde la nada sin dejar de ser nada, como si diera vueltas sobre ese mismo eje, aún a pesar de jactarse, cada vez que puede o hay una cámara cerca, de sus amistades con renombrados políticos. Un genio, el tipo.

El más reciente capítulo de su vida se grabó con un hecho que, en paralelo, nos lleva a pensar que cierta prensa local no ha terminado de tocar fondo. Veámoslo en un sentido cronológico: anoche el programa Tribuna Abierta deslizó la posibilidad de que ‘Chibolín’ fuera algo así como un asesor de imagen del aún segundo vicepresidente Omar Chehade. Claro, no estaba confirmado del todo, así que –como manda el manual de instrucciones- el programa se contactó con él y le preguntó si esa información era cierta o no. No sabemos si calificar su respuesta como ambigua, evasiva o vacía:

Asu. Qué momento, muchas gracias por la noticia. Me haces sentir importante (…) Me parece chévere…

Algún reportero de espectáculos de un conocido portal local hizo gala de su hábil manejo del periodismo interpretativo y tituló así su nota: "Afirman que ‘Chibolín’ es asesor de Chehade". Ahí empezó todo. El clímax de tamaña revelación llegó a un pico insospechado: ‘Chibolín’ es Trending Topic en Twitter. El ‘churrigueresquismo’ es un arma de adicción masiva.

Dos conocidos tuiteros comentaron al respecto, poniendo la cuota seria al asunto.

Renato Cisneros (@recisneros): Muchos contratan a Chibolin para que les mejore la imagen, pero la única imagen que mejora es la de él. De proxeneta a consultor.

Paco Bardales (@pacobardales): Si un vicepresidente se deja asesorar por Chibolín, es hora de vacarlo por incapacidad moral, mental y mal gusto

Fuera de bromas (sí, de veras, fuera de bromas), no es primera vez que se comenta sobre los dones de Hurtado para asesorar a políticos en desgracia o en camino a la desgracia. Recuérdese, si no, el rol que jugó en el rescate desesperado del honor del alcalde de Magdalena, Francis Allison, tal como lo reseñó Fernando Vivas en una columna publicada en El Comercio el 31 de mayo de 2010.

No sorprendería, entonces, que efectivamente Hurtado esté brindando sus servicios al vicepresidente de la República. Siendo la sospecha algo no tan ridículo de imaginar, hagamos un ejercicio de suposiciones para intentar adivinar de qué manera podría estar ayudando 'Chibolín' a Chehade en aquello de recuperar la imagen de político medianamente responsable de la que alguna vez gozó.

Lección 1: El que balbucea otorga. Todos recordamos los tartamudeos de Omar Chehade cuando se le preguntó, en programas de televisión y en el Congreso, sobre si buscó o no favorecer al grupo Wong a través de sus contactos con importantes autoridades policiales en torno a un eventual desalojo en la azucarera Andahuasi. Así no se responde, Omar. 'Chibolín' le pudo haber dado una cátedra dura y pura sobre respuestas directas a preguntas incómodas tomando esta entrevista como ejemplo.

Lección 2: Ríete de tus defectos. Un reportero gráfico del diario Correo descubrió, para mala suerte de Chehade, que este solía usar relojes carísimos, de lujo. El diario hizo todo un informe al respecto, que fue además la portada del día. El vicepresidente dijo, días después y con cierto rubor, que ese reloj era apenas una imitación y no costaba sino apenas unos US$300. ¡No, Omar! La tacañería es un defecto, claro que sí, pero es un defecto con el cual uno puede hacer reír a los demás. Este discurso de 'Chibolín' sobre la tacañería explica cómo uno le puede sacar la vuelta a la práctica del ahorro desmesurado.

Lección 3: Sucio quizá, pero siempre elegante. Omar Chehade no entiende aún el concepto. Embarrado como está, lo último que debería hacer es poner malas caras cuando le hacen una foto inesperada, y molestarse cuando lo interrogan sobre algún punto específico de su célebre cena en el Brujas de Cachiche. Debe ser, ante todo, galante. ¿A quién odias más, Omar? Bueno, a esa persona hazle un regalo. Así funciona la filosofía del señor Hurtado aplicada al soboneo como modo de vida. Es fácil y barata (funciona, incluso, con canjes publicitarios).

El domingo, en algún programa dominical, conoceremos el desenlace de este entuerto. Minutos antes de las ocho, como siempre.


Escrito por

La mula

Este es el equipo de la redacción mulera.


Publicado en